22/6/1875: Se inaugura en la Argentina la comunicación telegráfica
Desde la antigüedad, las personas recurrieron a señales ópticas (espejos y antorchas), acústicas (tambores y clarines) y palomas mensajeras para conseguir que la palabra humana llegara a lugares distantes. La ansiedad por alcanzar esta comunicación a larga distancia se intensificó hacia fines del siglo XVIII.
25 de Mayo celebró el 198° aniversario de la Declaración de la Independencia
25 de Mayo celebró  el 198° aniversario de la Declaración de la Independencia
El gobernador José Luis Gioja junto con el Vicegobernador Sergio Uñac, presidieron los festejos patrios por el día de la Independencia que comenzó en Casa de Gobierno, con el toque de Diana y un chocolate caliente; y finalizó en el departamento de 25 de Mayo con el Tedeum y el desfile cívico-militar. » Ver Datos

Uñac sobre el procesamiento de Boudou: “Estamos seguros de la justicia va a investigar y va a llegar a la mejor conclusión de la causa”
El pasado sábado, el Vicegobernador visitó los estudios de la radio para hablar de distintos temas entre ellos, su visión sobre el anteproyecto del código penal y su opinión sobre el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou. » Ver Datos

Capital habilitó una página web para trámites
Capital habilitó una página web para trámites
El sitio permite a vecinos e instituciones del departamento pedir la condonación de deudas de tasas municipales. » Ver Datos

José Pepe Villa, cumplió 2 años sin hablar en el Congreso
José Pepe Villa, cumplió 2 años sin hablar en el Congreso
Todos los años se realiza el informe que deja en evidencia a los legisladores que más y menos hablan en el recinto nacional. Sólo cuatro representantes cumplieron dos periodos en silencio. » Ver Datos

Legislatura de la Provincia de San Juan
Pintureria Lemos
Ferretería y Distribuidora SALTA
 
ENVIA SMS's GRATIS
 
 
 
Teléfonos Utiles
Horario de Aviones
Horóscopo
 
Está de acuerdo con que un patrullero sea manejado por un civil
Es por el Programa de Seguridad Municipal
SI
NO
NS/NC
 
PARTICIPAR

La Justicia multó al Gobierno por seguir discriminando a Diario Perfil

El juez federal Ernesto Marinelli rechazó en los últimos días los argumentos esgrimidos por el Gobierno para no cumplir la sentencia de la Corte Suprema que, en marzo de 2011, lo intimó a poner fin a la discriminación que aplica a las publicaciones de la Editorial Perfil al distribuir la pauta oficial.



Entre otros considerandos, el magistrado sostiene que el contenido periodístico no puede ser una variable a tener en cuenta al otorgar la pauta oficial, porque eso amenaza la libertad de prensa. El abogado que representó a la empresa destaca los puntos centrales del fallo, que aquí se transcribe en su totalidad.

 

Un fallo judicial volvió a dar la razón a la Editorial Perfil en su reclamo por discriminación en el reparto de la publicidad oficial. Esta semana el juez federal Ernesto Marinelli multó al Estado por el incumplimiento de la sentencia que le ordenó realizar una distribución “equilibrada” de la pauta.

En 2006, DIARIO PERFIL inició su reclamo judicial fundamentado en que el gobierno de Néstor Kirchner había decidido que las publicaciones de la editorial no recibieran pauta estatal. Luego de los fallos favorables de primera y segunda instancias, en marzo de 2011 la Corte Suprema otorgó al Estado quince días para ordenar la distribución de la publicidad, respetando “un equilibrio razonable con aquellas (publicaciones) de análogas características”. En octubre y tras meses de incumplimiento, PERFIL presentó una nueva denuncia, cuya sentencia el juez Marinelli firmó el 29 de febrero. El fallo sostiene: “Habida cuenta del incumplimiento de la condena, corresponde imponer a la demandada una multa compensatoria”. Y establece que la misma sea equivalente a las sumas de lo que recibieron los medios de similares características. Además, le da un plazo de diez días para informar cuánta publicidad recibieron las publicaciones de Perfil y los medios similares entre marzo de 2011 y febrero de 2012, para así fijar el monto total de la multa. En su defensa, el Gobierno había explicado que los medios con que se comparaba PERFIL, como Página/12, Tiempo Argentino o Miradas al Sur, no tenían las mismas características y que, en todo caso, se estaba tratando de una “discrecionalidad positiva, a favor de pequeños y nuevos medios del interior”. Pero el juez rechazó el argumento.  “La demandada no ha portado argumentos atendibles y que persuadan de que no son correctas tales comparaciones” con las publicaciones de similares características, explicó Marinelli. Además, fue contundente al afirmar que la categorización de los medios, “si se quiere evitar que constituya una violación a la libertad de expresión, se debe realizar con la exclusión de cualquier criterio que implique examinar las líneas editoriales o los puntos de vista que expresan”.

Respecto del “equilibrio razonable” para distribuir la pauta, el texto indica que tiene que estar “debidamente justificado” y tener “una argumentación que la fundamente”. Caso contrario, termina siendo “fruto de la arbitrariedad, la mera voluntad o un simple capricho”. Y sentencia: “La argumentación desarrollada por el Estado para justificar la distribución de la pauta publicitaria oficial no resulta mínimamente admisible”.

 

Texto completo de un fallo histórico

Buenos Aires, febrero 29 de 2012

AUTOS Y VISTOS:
Frente a la denuncia de incumplimiento de la sentencia  formulada por la actora, la demandada alega que se encuentra cumpliendo acabadamente con la condena recaída en la causa. Entiende, ante todo, que la sentencia dictada en este proceso carece de certeza, por lo que se debe definir lo relativo a la razonabilidad y equivalencias; cuestiones que, originalmente, no formaron parte del litigio. Básicamente, las partes sostienen interpretaciones disímiles en cuanto a los cuales medios deben ser considerados de análogas caraterísticas  y qué debe entenderse por un equilibrio  razonable. Difieren, también, en caunto algunos de los criterios que son utilizados por la demanda para la distribución  de la pauta publiciatria oficial.

En la sentencia dictada por la Cámara de Apelaciones –confirmada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación– fue revocada la sentencia dictada en esa instancia que había rechazado la demanda (con fundamento en que la actora no había acreditado el daño que le producía la falta de asignación de pauta) y se ordenó al Estado Nacional disponer “la distribución de publicidad oficial en las distintas publicaciones de la editorial amparista, respetando un equilibrio razonable con aquellas de análogas características”. El pronunciamento del Alto Tribunal debe ser ejecutado, sin que quepa volver en esta etapa del proceso sobre la consideración de cuestiones definitivamente resueltas.

La actora no desconoce la publicidad que la demanda alega que fue asignada a los medios de su propiedad en el período de marzo/julio 2011 –que resume en ocho avisos publicitarios en cinco meses correspondientes a 5 campañas– pero refiere que solamente en el mes de agosto se llevaron a cabo más de 100 campañas (que individualiza), en la que fueron pautados avisos publicitarios oficiales. Manifiesta que la pauta que se le otorga al diario “Página 12” y a los diarios y revistas “Tiempo Argentino”, “Veintitrés”, “Miradas al Sur” y “Newsweek”, no representa un “equilibrio razonable” respecto de la que reciben los medios de su propiedad.  Destaca que pese a la paridad que existe en la circulación neta pagada, en un solo mes –agosto de 2011– “Página 12” y “Tiempo Argentino”, unicamente considerando los días sábados y domingos, han recibido mucho más avisos que “Diario Perfil” en el que ha sido publicado un solo aviso en el mes de agosto mientras, en el mismo lapso, aquellos recibieron 22 y 7 avisos, de diversas medidas respectivamente.

Añade que “Miradas al Sur”, que solamente se edita los días domingos, tuvo un total de 7 publicaciones de gran tamaño y resalta la gran cantidad de pauta asignada a los diarios “El Cronista Comercial” –37 avisos– y “Ambito Financiero “–57 avisos–. Pone de manifiesto que el diario “Libre” no recibió un solo aviso durante el mes de agosto, al igual que el diario “La Razón” y que, sin embargo, “Diario Popular” y “Crónica” recibieron 59 avisos de dsitintas medidas. Alega que la revista “Noticias” tampoco recibió publicidad oficial durante el mes de agosto, pero que en el mismo lapso fueron publicados 4 avisos oficiales en “El Guardian”, 13 en “Debate”, también 13 avisos en “Newsweek” y 16 en “Veintitrés”; la mayoría a página completa.

Denuncia que la revista “Caras” no ha recibido un solo aviso publicitario oficial, al igual que “Noticias” y “Libre”, pero que la revista “Pronto” ha tenido 2 avisos a página entera. Declara que si bien los cuadros que muestran sus escritos representan solamente la situación existente en el mes de agosto de 2011, la revista “Gente” ha recibido numerosa pauta en los meses anteriores. Finalmente, resalta que mientras la revista “El Federal” recibió 3 publicaciones oficiales, la revista “Supercampo” no tuvo ninguna. Concluye que si bien la situación descripta ha tenido lugar, básicamente, durante el mes de agosto de 2011, el incumpliento de la sentencia es mayor que el de ese lapso.

Plantea que para dar cumpliento a la sentencia, el Estado nacional debió haber asignado pauta publicitaria a las distintas publicaciones de Perfil a partir del mes de marzo de 2011, salvaguardando un claro estándar judicial. Respetar un “equilibrio razonable” con la publicidad oficial que se les otorga a otros medios de “características análogas”. Concretamente, pretende que se ordene a la demandada asignar a cada publicación de Perfil la misma pauta publicitaria – cada mes– a aquel medio que reciba el máximo de pauta publicitaria en ese mismo mes, entre los medios de caracterísiticas análogas que indica.

Por su parte, la demandada no comparte la categorización de medios que realiza la actor ni, en especial, que las publicaciones de su propiedad revistan análogas características  que aquellas con las que se las compara, pero no desconoce los hechos invocados relativamente a la pauta acordada a los medios de Perfil. Por el contrario, reconoce que efectivamente han sido realizadas  101 publicaciones, pero aclara que 73 de ellas se corresponden con avisos legales solicitados por diferentes organismos y/o demandas judiciales. Destaca que este tipo de actos de difusión instrumentan un mandato y no implican una elección según criterios de distribución de la pauta oficial.

Manifiesta que los 28 avisos restantes corresponden a 11 campañas institucionales: “Primarias, “Colimbas”, “Más Tarifas”, “Mejores servicios”, “Más frecuencias de Aerolínas Argentinas”, “Asignación Universal por Hijo y embarazo”, “HPV”, “Restricción de camiones”, “Donación de sangre”, “Pasaporte en un día”, “Año de los bosques”. “Campaña nacional de vacunación antigripal”  y horas de distintos organismos descentralizados. Añade que el cumplimiento de la sentencia  dictada en este proceso han sido pautadas 14 campañas en medio de las demandantes. En este sentido, afirma que el mes anterior a la presentación de la denuncia, se contrató publicidad con Editorial Perfil en las campañas: “Primarias” (Presidencia de la Nación), “Pasaporte 485 hs” (Ministerio del Interior”) y “Discapacidad” (Presidencia de la Nación). Y que entre los meses de agosto y octubre se contrataron 3 pautas.

Destaca que la incorporación de “Diario Perfil” a la pauta comunicacional, en cumplimiento de la sentencia, fue planificada como refuerzo, de otras acciones publicitarias teniendo en cuenta la periocidad de su aparición, la tarifa vigente, la importante participación de publicidad privada en sus páginas, y el precio de tapa, que es un 100% más cara que la de diarios económicos, y un 50% más cara que la del diario “Miradas al Sur”. Considera que, si ha existido, se ha tratado en todo caso de una discrecionalidad positiva a favor de pequeños y nuevos medios del interior del país; a favor de abonar tarifas más bajas en resguardo del principio de economía del gasto, publicitando en diarios populares con poca publicidad privada.

Puntualiza que el criterio de federalismo conduce a que una importante parte de los recursos oficiales dispuestos para el pautado se dirija a medios del interior del país. Considera que lo que debe evaluarse no es si la cantidad de pauta es equivalente o no, o si el juzgador, las coorporaciones empresarias, o los diferentes actores sociales comparten los parámetros utilizados sino, exclusivamente, si los criterios empleados para decidir la distribución resultan razonables, habida cuenta de que la discrecionalidad técnica de su elección corresponde a su administrador elegido para tal fin por el pueblo soberano.

Sostiene que el Estado tiene la responsabilidad de definir parámetros de asignación específicos atendiendo a salvaguardar sus objetivos generales de política pública y tiene, además, la obligación de corregir, mediante su intervención, aquellas distorsiones existentes en el mercado para garantizar su cumplimiento. Concluye que tanto la elección del contenido del mensaje a difundir, como  los medios seleccionados, resultan cuestiones inherentes a la función estatal a cargo del poder administrador, sobre cuyo acierto no pueden –sin violar el principio de divisón de poderes– inmiscuirse los restantes poderes del Estado.

La categorización de los  medios gráficos de comunicación, si se quiere evitar que constituya una violación a la libre expresión, se debe realizar con exclusión de cualquier criterio que implique examinar las líneas editoriales o los puntos de vista que expresan. Por tal razón, las características análogas de las distintas publicaciones deben ser establecidas atendiendo a la superficialidad de los formatos, a la temática general de cada medio y a algunas otras circuntancias objetivas, tales como: el precio, el ámbito geográfico de distribución, el perfil del público al que se encuentran dirigidas –edad, género, situación socioeconómica, etc–, entre otras. El límite en este punto es que las consideraciones que se formulen resulten neutras en relación con los contenidos y puntos de vista del medio.

Sobre tales bases, y considerando que en el examen que se realice a estos fines se debe poner mayor énfasis en las similitudes que en las diferencias –pues de lo que se trata es de encontrar coincidencias entre publicaciones que desde ya son distintas– cabe aceptar que “Diario Perfil”, “Página 12”, “Tiempo Argentino” y “Miradas al Sur” reunen análogas características; al igual que ocurre con “Diario Libre”, “Popular” “Crónica” y “Muy”; y con las revistas “Caras”, “Gente” y “Hola Argentina”; “Noticias”, “Veintitrés”, “Debate”, “Newsweek” y “El Guardián”, “Fortuna”, “Apertura”, “Gestión” y “Mercado”; “Hombre” y “Maxim”; “Semanario”, “Pronto” y “Paparazzi”; “Mia” y “Para Ti”; “Supercampo”, “Chacra” y “El Federal”; “Weekend”, “Vida Salvaje” y “Panorama de Pesca”; y “Parabrisas” y “Autotest”.

La demandada no ha aportado argumentos atendibles que persuadan de que no son correctas tales comparaciones o permitan formular otras distintas. En efecto, si bien en ciertos supuestos resultan diversos los precios de venta al público (v. gr. “Noticias” y “Veintitrés”), no se trata de sumas de dinero cuya envergadura autorice a colocar a alguno de los medios considerados dentro de una distinta gama o grupo que aquel en que se encuentran los restantes, habida cuenta del rango de precios en el que oscilan tales publicaciones. En todo caso, el diverso precio de venta al público podrá ser tenido en cuenta como pauta objetiva para decidir sobre la distribución de la publicidad oficial, pero no autoriza a sostener que no se trate de medios análogos.

La única excepción la constituyen los medios gratuitos, como son los casos de los diarios “El Argentino” y “La Razón”, habida cuenta de la particular forma como se distribuyen, por fuera del circuito de los kioscos de diarios y revistas, y dado que no existen bases que autoricen a presumir que el público de estos periódicos esté dispuesto, o se encuentre en condiciones, de gastar suma alguna –por escaso que sea el monto– en otros medios gráficos.

Por otra parte, la circunstancia de que “Diario Perfil” se publique únicamente los días sábados y domingos tampoco significa que no reúna análogas características de otros medios de salida diaria, por lo que tampoco cabe otorgarle la relevancia que pretende la demanda. Se trata de una circunstancia que también podrá ser tenida en cuenta, eventualmente, para efectuar la asignación de la pauta oficial de consuno con las características singulares de la campaña en particular. Finalmente, la simple compulsa de sus páginas da cuenta de que “Diario Perfil” y “El Economista” difieren manifiestamente, dado que mientras el primero contiene una oferta temática muy amplia, el segundo se concentra en noticias vinculadas con la economía y los mercados.

7º) El test de razonabilidad, a diferencia de lo que ocurre con el de racionalidad –que se vincula con la creación o construcción misma de la decisión– implica la comparación de la decisión con algo que se encuentra fuera de ella. Como lo señala el maestro español Tomás Ramón Fernández, no se trata de la comparación de la decisión enjuícida con la idea de lo razonable que tenga el propio juez, sino con los accepted moral standards, esto es, con el concepto de lo razonable de una persona sensata, o bien con lo que cualquier autoridad razonable considera tal. La apelación a esa sensible person, y no a la propia opinión subjetiva de cada uno, no se diferencia en nada de la que con toda naturalidad viene haciéndose desde siempre a la diligencia del buen padre de familia o del buen comerciante y de tantos otros standards de conducta semejantes de los que el razonamiento jurídico no puede prescindir. “No hay nada pues de escandaloso en este modo de argumentar, que simplemente resulta llamativo todavía por referirse a la Administración” (cfr. “De la arbitrariedad de la Administración”, Madrid, Civitas, 1997, 2da. de. Ampl., pág. 208 y sgtes.).

Por lo demás, la decisión razonable se debe encontrar debidamente justificada y precedida de una argumentación que la fundamente, de manera que posibilite comprobar que es corolario de una exégesis acorde con el Derecho y no el fruto de la arbitrariedad, de la mera voluntad o de un simple capricho (cfr. ibímen, págs. 219 a 223)

En consecuencia, el “equilibrio razonable” a que se refiere la sentencia, requiere, en primer lugar, la explicitación de las razones en las que se fundamenta la distribución de la pauta publicitaria oficial entre los medios considerados de análogas características; razones que deben ser coherentes con las circunstancias de la causa, con los fines que alientan la publicidad de las acciones de gobierno y con el derecho constitucional que asiste a todos los habitantes de la República de ser informados de aquellas. Pero, además, y en segundo lugar, aquel concepto jurídico remite indiscutiblemente a la necesidad de que se trate de una distribución que respete ciertos parámetros de equivalencia; dicho esto, aun teniendo en cuenta el grado de elasticidad que la cuestión requiere, pues en el marco de cualquier interpretación presidida por la sensatez y la honestidad, fuerza es reconocer que la expresión “equilibrio”, si bien no significa igualdad –como pretende la actora–, evoca una cierta y efectiva “equivalencia” en la distribución.

8º) La argumentación desarrollada por el Estado para justificar la distribución de la pauta publicitaria oficial no resulta mínimanente admisible. En primer lugar, porque se limita a exponer una serie de criterios, consignas y buenas intenciones de una generalidad tal que no permite referirlos concretamente a la especie de autos y ni alcanza, por tanto, para justificar por qué se decidió, en cada supuesto, asignar pauta publicitaria a ciertos medios y no a los de la actora; máxime, considerando el evidente desequilibrio de la asignación concretada en perjuicio de los medios de la demandante, que ni siquiera es materia de discursión. En segundo término, también es objetable, como lo señaló el Alto Tribunal en otro asunto (cfr. “Editorial Río Negro SA c/Neuquén, provincia del”, del 14/10/08) la pretensión de excluir del esquema de asignación de pauta a los poderes legislativo y judicial y a las empresas estatales o con participación estatal: la sentencia definitiva de la causa fue pronunciada contra el Estado Nacional, por lo que, desde la premisa de la unidad jurídica, institucional y teleológica del Estado, alcanza a toda la publicidad oficial con prescidencia de los departamentos del gobierno o del carácter autárquico de ciertas empresas o agencias.

En otros casos, ni siquiera es posible comprender cómo se vinculan con la obligación impuesta en la condena; esto es lo que sucede con la referencia que se hace al federalismo, que no puede tener aplicación, como criterio de distribución, entre los medios de la actora y aquellos considerados de características análogas. Y menos comprensible aun resulta la referencia que se hace a la construcción de ciudadanía a partir de la elección de los medios a los que se asignará pauta oficial; salvo, claro está, que tal elección sea resultado, como pareciera desprenderse de la imprecisa argumentación que desarrolla la demandada, de la indagación de los contenidos periodísticos de los medios, lo cual es manifiestamente improcedente, pues, como se señalara en otra parte de este mismo pronunciamiento, así se viola palmariamente la garantía de la libre de expresión.

Finalmente, tampoco es admisible la apelación que realiza la demandada a la publicidad de parte de personas privadas que recibe la demandante para retacearle la asignación de pauta publicitaria oficial. No se trata aquí de subestimar las presiones que pueden imponer a los medios los anunciantes privados a través de la colocación o retiro de pauta publicitaria. La doctrina especializada ha señalado que la debilidad económica y la ausencia de una clara separación entre áreas comerciales y editoriales en muchos medios los hace especialmente vulnerables y acentúa el poder de las empresas para influir sobre los contenidos informativos. Aparte de que muchas empresas periodísticas forman parte de grandes conglomerados con intereses en diversas áreas de la economía, lo que puede condicionar la autonomía de los medios al momento de cubrir determinados temas (cfr. Asociación por los Derechos Civiles, “Principios básicos para la regulación de la publicidad oficial”, pág. 11). Por lo demás, esta concreta problemática también ha sido atendida por la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al señalar que, con frecuencia, las grandes empresas sólo colocan anuncios en medios favorables a sus intereses comerciales.

Sin embargo, la solución al desequilibrio que pueden provocar los anunciantes privados se debe encontrar a través de adecuadas e inteligentes políticas de subsidios que establezca el Congreso de la Nación y no mediante una pretendida asignación compensatoria de pauta publicitaria oficial que realice el Poder Ejecutivo Nacional, pues ello conduce a la desnaturalización de la publicidad oficial que no es otra que poner en conocimiento del pueblo los actos y acciones de gobierno. El propósito de la publicidad oficial, es claro, no puede ser otro que el de difundir las políticas e iniciativas gubernamentales y, en general, informar a la comunidad sobre cualquier hecho que sea de relevancia pública. Va de suyo entonces que si la publicidad oficial se utiliza para subsidiar a los medios que no reciben publicidad privada, se pierde de vista que en una sociedad democrática los ciudadanos tienen derecho a conocer las actividades gubernamentales, así como las políticas y los servicios que presta el Estado; derecho que se funda en el principio republicano de publicidad de los actos de gobierno.

9°) En las condiciones expuestas, habida cuenta del incumplimiento de la condena, corresponde imponer a la demandada una multa compensatoria equivalente a las sumas que en concepto de publicidad oficial debió haber recibido la actora de acuerdo con la pauta otorgada a los medios considerados de análogas características; respetando un equilibrio razonable. Esto, habida cuenta de que, en definitiva,  la sentencia definitiva dictada en la causa impuso al Estado una obligación de hacer que fue incumplida en los términos que quedaron expuestos en este pronunciamiento  (arg. art. 513, Cód. Procesal Civil y Comercial de la Nación). Debe ser desestimada, pues, la pretensión dirigida a que se impongan sanciones económicas a funcionarios del gobierno nacional.

El Estado deberá informar –dentro del plazo de diez días– la pauta publicitaria asignada y las sumas que por tal concepto fueron abonadas a los medios de la actora y a los considerados de análogas características, conforme fue establecido en el consid. 5° (segundo párrafo), en el período transcurrido ente marzo de 2011 y febrero de 2012. Una vez que se incorporen a la causa tales elementos se establecerá el monto de la multa compensatoria.

En adelante, es decir, a partir del mes de marzo del presente año, la demandada deberá ajustar la distribución de la pauta publicitaria oficial a los términos que resultan del presente pronunciamiento.

Es cierto que en la medida en que la discriminación ofende la dignidad humana no puede ser reparada a través de una indemnización, sino, únicamente, mediante la subsanación de la situación que la concreta. Sin embargo, hay que hacer aquí una distinción. Esta discriminación (a la que habría que limitar exclusivamente el uso de la expresión) es la que afecta a las personas físicas y a ellas se refieren todos los factores de discriminación que la experiencia humana ha identificado: sexo, edad, religión, raza, ideología, situación socioeconómica, entre otras. Esta discriminación constituye un flagelo de la humanidad, por el dolor inenarrable que produce en quienes la padecen y la violencia que correlativamente es capaz de engendrar.

En cambio, cuando se trata de personas jurídicas, el término alude más bien a una manifiesta y palmaria violación de la garantía de igualdad; vulneración arbitraria caracterizada por la circunstancia de que –sin que medie entonces razón alguna que lo justifique– se otorga a unas lo que se niega a otras. En tales casos, no se encuentra en juego la dignidad humana, por manera que no existe impedimento para la aplicación de una sanción pecuniaria.

Y también es cierto que la multa que impongo a la demandada para compensar el desequilibrio que se advierte en la asignación de publicidad oficial a los medios de la actora dejará sin solución al hecho de que los lectores de aquellos, en principio, no serían informados de las medidas de gobierno publicitadas mediante el pautado oficial.

Pero, en rigor de verdad, ello no compromete la libertad de expresión –cuya protección es el objeto principal de la sentencia dictada por la Corte Suprema de Justicia en la presente acción de amparo– sino, más bien, derechos de otra índole que, aunque no menos importantes –porque, como se señalara, en cualquier sistema democrático el pueblo tiene el derecho esencial a ser informado de los acto de gobierno–, seguramente no resulten afectados de la misma manera porque es presumible que tales lectores tomen conocimiento de los mismos por otros canales de difusión.

Las costas se imponen íntegramente a cargo de la demandada vencida.

ASI LO DECIDIDO.
Regístrese y notifíquese.

Ernesto L. Marinelli
Juez Federal

 


BiTFx Diseño Web BiTFx Diseño Web